El Mito de la Verdad

Ya no existen seres humanos, pensadores, amantes, etc.; la raza humana está envuelta por la prensa en una miasma de pensamientos, emociones, humores, e incluso conclusiones, intenciones que no son de nadie, que no vienen de alguien particular, y, aun así, son de todos.

Søren Kierkegaard

El sistema de mercados genera miseria, que en su lugar¸ genera revuelta. La miseria y la revuelta deben suprimirse. Esto se logra a través de la distracción y confusión de las personas … La manufactura de distracciones y confusiones no es el trabajo consciente de sociedades secretas o jefes corruptos, pero es el resultado del funcionamiento normal del sistema … Este “funcionamiento normal” no sólo produce una cultura amigable con el sistema, pero, a través de la interposición absoluta entre la conciencia del individuo y la realidad (como el espectáculo), filtra la realidad misma.

 

(Este es un extracto de 33 Mitos del Sistema, de Darren Allen. La obra completo, en inglés, está disponible aquí. La versión en español se lanzará el año que viene.)

Uno de los problemas persistentes que enfrenta el sistema es que la dependencia al mercado y la exigencia del consumo infinito engendran una miseria inmensa, la cual, mientras juega un papel crucial para agrandar los deseos por más intervenciones del mercado (narcóticos, seguridad, psiquiatría, etc.), tiene la tendencia obscena de provocar la negación de las limitaciones de las masas, diseminación de violencia e, incluso de vez en cuando, una revolución. Resulta esencial, por lo tanto, que la administración mantenga el flujo del chupe, deportes, píldoras, manitas arriba y pornografía en curso, y crucialmente, sustente las escuelas, universidades, periódicos, sitios de internet, canales de televisión y compañías editoriales expulsando propaganda a favor del mercado.1

El resultado final de tal programa de desinformación, y la condicionante sine qua non del mandato corporativo efectivo, es la confusión. Nadie debe saber lo que está pasando, nadie debe entender cómo funciona realmente el mundo y nadie debe saber quién o qué es responsable de su sufrimiento. Los miedos y ansiedades de las masas deben ser excitados constantemente, sus deseos inconscientes por obtener atención y estimulación deben provocarse continuamente, la creencia de que su infelicidad pueda aliviarse comprando rebajas debe prolongarse indefinidamente. Deben quedar convencidos de que el placer es el único propósito de la vida, que el poder equivale a la seguridad y que las posesiones costosas, sin mencionar las titulaciones caras, otorgan estatus elevado y confianza en uno mismo. Se les debe recordar explícita e implícitamente que nada importa más que la forma en que son definidos, lo que saben, lo que les gusta y lo que desean. Deben ser entrenados para separar la causa del efecto; las exigencias del mercado de las guerras que desata, la vida urbana de la miseria que propaga, el consumo de azúcar del brote de acné, la tortura de animales de los nuggets de pollo y el horror de vivir en una maquila de ropa de atuendo diario. Deben experimentar forzadamente que la humildad, misterio, paz mental, ser acomedido, auto-sacrificio, dominio propio, salud y responsabilidad son ilusiones u objetivos inalcanzables, que “no es lo mío” o que se puede comprar en la farmacia por $4. De esta forma, serán maleables, corruptibles y fáciles de lidiar y, crucialmente, incapaces de percibir su propia confusión; siempre señalando el origen a la causa equivocada, a sus compañeros de celda, a sus genes, sus dioses, sus vecinos, sus enfermedades mentales, sus padres, su mala suerte, su estado de cuenta bancario y a sus gobernantes; jamás a sí mismos y jamás al sistema.

Requiere de gran esfuerzo mantener esa confusión, profunda, debilitante y diseminada, pero el trabajo de los “formadores de opinión” capitalistas se vuelve más retador por la existencia de personas que están perversamente determinadas a educar a sus semejantes. Dichos “extremistas”, “terroristas”, “anarquistas”, y “narcisistas” pueden ser confrontados de las formas usuales, pero en el sistema huxleyano la amenaza que representan queda neutralizada antes de que tenga la oportunidad de propagarse; ya que sólo aquellos que están densamente credencializados (término oficial: calificados), arduamente institucionalizados (término oficial: profesionistas), destacadamente infelices (término oficial: famosos) o protegidos de la realidad (término oficial: ricos2) pueden ganar acceso a los medios de comunicación; todos los demás flotan a la deriva en un océano de información inútil en el cual resulta casi imposible discernir alguna calidad o verdad. No se necesita la censura en un sistema en el que todos puedan hablar, porque está garantizado que sólo aquellos que no tienen nada que valga la pena escuchar se darán a oír. En una sociedad democrática, esta técnica de control que confina el pensamiento dentro del sistema se denomina “libertad de expresión”, “libertad de prensa”, “cultura” y “diversión” (ver Mito 20).

Resulta extraordinariamente efectivo. No existe el control centralizado, las copias automatizadas de noticias no tienen dueño, no existe ninguna, casi ninguna mentira real.3 Simplemente, al permitir que el sistema elija las voces amistosas al sistema que automáticamente enmarquen las noticias y relaciones públicas bajo narrativas que se apeguen al sistema, los noticieros fabrican perpetuamente una imagen única y unificada del mundo; una en la que el progreso tecnológico, el crecimiento económico, la escolarización compulsiva y la máxima empleabilidad son objetivos incuestionablemente buenos; en la que las guerras de agresión y la venta de armamento a compradores dictatoriales son “equivocaciones” o preferiblemente imperceptibles; en donde los eventos climatológicos nos dejan incrédulos por la destrucción, inundaciones, sequías, y levantamientos civiles y las guerras distantes simplemente suceden sin causa; en la que incluso la ausencia de mitigación de los horrores del sistema se filtran como si sólo fueran una “tragedia”, y, crucialmente; en la que la organización responsable o el papel de los medios consiste en apoyar el sistema4 al nunca jamás criticarlo con seriedad. Se tolera una gran cantidad de desacuerdos en materia de interés trivial o periférico. Los periodistas y académicos pueden estar furiosamente en desacuerdo entre sí sobre el gasto de la beneficencia social, las tasas de intereses, elecciones, corrupción, escándalos sexuales, términos de acuerdos comerciales, los atavíos de la realeza e incluso, en el extremo más izquierdo de la pequeña ventana, temas audaces como el cambio climático, el crecimiento económico, las libertades civiles y los efectos deletéreos de tecnologías específicas; pero que no pisen más allá del rango microscópico de pensamiento permitido, que no escriban inteligentemente sobre como la economía de mercado tecnocrático extermina la naturaleza y cultura, que no investiguen formalmente el sesgo endémico institucional de toda la prensa, izquierda y derecha, que no pongan en la misma tela de juicio a nuestros líderes que a los de ellos, que no cuestionen a los dioses de la clase media (relativismo, profesionalismo, el monogénero y el mercado), que no se propongan a explorar la totalidad del sistema tecnocrático o sus orígenes en la mente desahuciada o verán lo que les pasa a su periodismo y carrera.

Una de las defensas más populares, con la que arremeten los periodistas y académicos corporativos, es que el noticiero “The Guardian” (o la BBC, o el Washington Post o quien sea), a menudo lo “entiende justo como es”, que “llevan a cabo maravillas en Brasil”, o que los periodistas más izquierdistas escriben críticas importantes sobre la corrupción corporativa y la degradación ambiental y demás. Este argumento, en esencia, equivale a decir que “nuestro gobierno es bueno porque jamás a soltado bombas sobre Gales” o “la profesión médica es evidentemente buena si consideras todas las vidas que salvan”. Detalles, hechos y generalizaciones tendenciosas se vuelven el foco de atención para evitar la atención a la estructura entera, junto con los filtros del sistema, sesgo, vigilancia de mercado y el calamitoso daño ocasionado por la institución en cuestión. La totalidad, el esquema mayor, las causas y efectos, la verdad entera … dichas cosas no son meramente “tabú”, la mente moderna sujeta a la híper-concentración que el sistema encarna y normaliza, no lo puede percibir.

El propósito de los noticieros no es, y jamás ha sido, revelar la verdad. Su intención es vender públicos a anunciantes, apoyar el poder del estado-corporación, normalizar el profesionalismo, ofrecer una ventana voyerista al sexo y violencia que suceden a lo lejos para distraer a los consumidores de su frustración e infelicidad cercanas, estimular el incansable y menesteroso ego, opacar a los críticos del sistema y sumergir lo que digan bajo un océano de irrelevancia. De hecho, si se presenta en las noticias, debe ser irrelevante. La verdad no puede sobrevivir en los medios más de lo que un gato en la luna, ni de lo que puede sobrevivir la calidad en el mercado. La verdad toma demasiado tiempo en generarse, toma mucho tiempo en expresarse, requiere demasiada atención y sensibilidad, tiene conexiones desastrosas con la realidad y tiende a producir efectos catastróficos a quienes se exponen a ella; como la despreocupación, inspiración revolucionaria, confianza en el futuro, amor por la humanidad, comprensión paradójica y esplendor erótico espontáneo, de la cual ninguna forma beneficia al mercado.

El capital requiere que los consumidores de noticias, en efecto de cualquier forma de arte capitalista, vivan bajo los efectos de la titilación, entretenimiento, enojo, molestia contra el gobierno, que giren sus cabezas anonadadas por las pontificaciones de Comentaristas Brillantes, desear el último grito de la tecnología, sentir miedo de los poderes diabólicos de los gobiernos extranjeros, renunciar para siempre a las implicaciones de la moralidad, quedar pasmados ante los escotes seductores, mientras que ignoran por completo la naturaleza verdadera del mundo, permaneciendo ajenos a la misteriosa realidad de su propia experiencia consciente, anonadados por lo que haga Obama o la realeza (¡wow!), estén en contra de los comunistas y fascistas (¡Buu!), o sobre la corrección política o consternados por aquellos inmigrantes desgraciados … y queden condicionados a repetir los Temas de Actualidad con sus colegas de trabajo a la hora del café. Eso es lo que requiere el capital, y eso, como ya lo notaste, es lo que el capital obtiene.

Y aun así la actividad de los medios de comunicación es trivial cuando la comparas contra toda la fabricación de la realidad que experimentamos vía la televisión, computadoras, pantallas de cine, bocinas, comerciales, envolturas y paquetes, programas de estudio, libros, revistas, afiches, conferencias, leyes, ideas, emociones y experiencias mediadas del mundo. No experimentamos la realidad como es, una totalidad misteriosa y corporal, pero vivimos en una topología fabricada para ser comprensible por la mente poblada con individuos y objetos aislados, que constantemente se transforma, refuerza y reproduce a sí misma en su propio beneficio. El nombre adecuado para este vasto simulacro de abstracciones y emociones no es “arte”, y ciertamente tampoco “verdad” ni “realidad”, aunque así sean entendidos, pero el espectáculo [philidickiano], el horrífico, hipnótico mundo de sueños en que vivimos.5

El sistema concibe al universo entero como una constelación de abstracciones,6 que bajo la influencia del ego autónomo parecen tan reales como la realidad. En un sistema capitalista estas abstracciones emocionalmente poderosas (o, en la tradición marxista, “fetiches”), medidas de valor económico (¡oh! ¡qué caro!), organización formal (diseños “sexy” y redes eficientes), publicidad (“just do it”) y la variada producción de la “industria” de las relaciones públicas (oficinas de prensa, organismos de certificación, agencias de clasificación, centros de estudio, etc, etc). Estos se combinan con el arsenal de impresiones, creencias, opiniones, ideas y sentimientos vagos (“consciencia falsa”) que se auto-replican y engendran y refuerzan al sistema para generar un anti-mundo sucedáneo que no sólo oculta la realidad de como viven las personas o como se fabrican las cosas que usan, pero la realidad de todo lo que es la naturaleza y sociedad; el universo entero junto con la totalidad de experiencia consciente. La comunidad se empieza a entender de forma abstracta, los países y culturas se entienden míticamente, la naturaleza se percibe a través del prisma sentimental, la historia se reduce a cliché o a fragmentos de datoides que suenan a respuestas de examen, los objetos (y cada vez más, las ideas, sentimientos y experiencias) que los hombres y mujeres producen, aparecen en sus vidas como artefactos misteriosos que cayeron de una nave espacial (“reificación”), y la sociedad se eleva ante ellos no como una experiencia viva conformada por sus propias acciones, pero como una cosa monolítica que le sucede a ellos (el sentido estricto de alienación del marxismo). La vida entera, que significa nuestras propias vidas, no es más que un fantasma esquizoide. Cuando se tiene directamente, cara a cara la realidad, el resultado inevitable es un profundo shock y horror.

La calidad distintiva principal de este espectáculo, es su falta de costuras. La experiencia de la mente atraviesa el romance y comedia, la ciencia ficción, los comerciales de coches, el navegador de internet, la laptop, el interior de la cafetería, las playeras y bolsas de los compradores, los abrazos y sonrisas, los tonos de voz, la conversación, tu propia conversación interior, las melodías pegajosas en tu mente, las ansiedades sexuales y los zapatos que te quieres comprar …sin ninguna interrupción, sin disrupción del flujo, nada que sea en realidad, existencialmente diferente. Si algo real llegara a presentarse al sistema-mente, lo experimenta como una irritación o dolor o queda registrado como tal. No hay manera para que el sistema diferencie entre realidad y dolor, así que los evita ambos. Evita todo lo que transite fluidamente dentro del facsímil de naturaleza, cultura y consciencia que ha fabricado el hombre y que se hace llamar naturaleza, cultura y consciencia, o que asegura ser producto de ellos, pero que, en realidad, son productos generados y administrados por el sistema, al cual obedecen y representan.

Traducido por Michael Robles.

Notes

  1. Y, en caso de que se acumule la presión revolucionaria, la libera implementando algunas cuantas reformas.
  2. “La libertad de prensa está garantizada sólo a quienes puedan ser propietario de una”. A.J. Liebling.
  3. “Todos deben saber cual es la situación”. Joseph Geobbels.
  4. Particularmente los medios liberales izquierdistas. Ver Chomsky y Heman, Manufacturing Consent y Media Lens, Propaganda Blitz.
  5. El arte que atiende algo más que el sistema espectacular o al ser auto-informado, lo llamamos gran arte. No “arte elevado” (aunque pueda ser retador y estar fuera de lo normal) o “arte bajo” (aunque sea de fácil acceso y ordinario), pero verdadero¸ que exprese una verdad artística, la fuente consciente del ser y la fuente contextual del mundo, explorados en 33 Mitos del Ego.
  6. o es que exista algo inherentemente equivocado con la abstracción o simulación. El problema, como Zijderveld señala en The Abstract Society es cuando “no regresas a tu origen”.
Website Security Test